Biografía

Ricardo Lampugnani nació en Rosario, Argentina un 12 de febrero de 1957. Es hijo de un trabajador gráfico y de una empleada administrativa en una multinacional americana.

A la edad de tres años aprendió a leer y escribir. Utilizaba los potes rotulados de su madre para copiar las letras y preguntaba sin cesar sobre la forma de unirlas. A los cuatro años ya leía de corrido los carteles que veía en la calle y los titulares de las revistas. Viendo su afición por la lectura sus parientes comenzaron a regalarle libros que él devoraba con fruición. 

En poco tiempo había acabado con las novelas de James Fenimor Cooper, Julio Verne y Mark Twain, sin olvidar el «Lassie y Joe» de Suzanne Pairault. Como no siempre los libros que recibía eran acordes a su edad y Ricardo leía todo lo que caía en sus manos, con siete años ya había leído «Belleza Negra» de Anna Sewell y con diez «El Hijo de Lagardere» de Paul Feval (hijo). También pasaron por su biblioteca Emilio Salgari, Horacio Quiroga y Guillermo Enrique Hudson.

Cursó sus estudios de primaria en la escuela Teodelina Fernández de Alvear ubicada en Villa Gobernador Gálvez y los de bachillerato en el Instituto Padres Capuchinos que funcionaba en el mismo solar. Siempre destacó como alumno debido a su insaciable curiosidad. Participaba en cuanto acto escolar se presentaba. Daba igual disfrazarse de Cristóbal Colon o ser un capitán realista de las tropas españolas, leer un discurso o recitar un poema. Su aptitud para redactar guiones y montar audiovisuales hizo que liderara cuanto proyecto de este tipo se planificara en el colegio. Con doce años tuvo su primer gran amor y también la primera decepción. La experiencia sería volcada muchos años después en la novela Renascencia, finalista del V Certamen Hontanar de Novela. En ella se hace un alegato en favor de la adolescencia… La suya fue muy complicada. 

La primera decepción editorial la tuvo con apenas catorce años. Una sustituta de la profesora de literatura le puso un suspenso en un examen al pensar que había plagiado el texto que debía redactar. Aclarada la situación y comprobado que no había plagio sino vocación literaria, la joven profesora se transformó en amiga y mentora. Este hecho y los estudios de inglés que comenzara a los once años le permitieron acercarse a autores como Arthur Conan Doyle, Agatha Cristie, Herman Hesse, Walter Scott, Jacqueline Susann y otros, en su idioma original. Al mismo tiempo se internaba en la literatura latinoamericana de la mano de Juan Carlos Onetti, Victor Chamorro, Roberto Arlt, Jorge Luis Borges, Julio Cortázar, Miguel Asturias, Eduardo Mallea y Gabriel García Márquez por nombrar los que más influyeron en su forma de escribir. 

A los quince años fue captado por las juventudes católicas y entrenado como líder para el movimiento de la iglesia latinoamericana y los sacerdotes del tercer mundo. Ejerció la dirección de tres grupos hasta 1976, año en que los movimientos del tercer mundo comenzaron a ser atacados por la dictadura militar de Jorge Rafael Videla y algunos de sus miembros perseguidos o desaparecidos. Su casa paterna fue allanada por el ejército, fue interrogado y amenazado de muerte.

Entre 1974 y 1976 incursionó en el teatro vocacional de la mano de la actriz y periodista Nora Covalcid y en 1974 ganó un concurso sobre cultura general organizado por Aerolíneas Argentinas y Canal 3 de televisión. El premio, un viaje a Europa le permitió cumplir un sueño: visitar el viejo continente del que eran oriundos sus abuelos. Al regresar de Europa ingresó en la Universidad Tecnológica Nacional para seguir la carrera de Ingeniería Química. De forma paralela obtuvo con calificación A el First Certificate in English de la Universidad de Cambridge.

A pesar de ser un muy buen estudiante, sus progenitores se negaron a pagar la carrera universitaria. Trabajó un tiempo en el negocio de su padre, pero la mala relación que había comenzado en la adolescencia se hizo insoportable y debió buscar otras formas de ganarse la vida. Entre 1977 y 1986 trabajó como ingeniero industrial, agente publicitario y visitador médico. Escribía cuentos en sus ratos libres y comenzó varias novelas que no acabó. En 1981 contrajo matrimonio con Marcela B. Lattuca, una profesora de enseñanza preescolar y aficionada a las plantas. Tuvieron dos hijas: Maira Lampugnani y Aneley Marcela. La primera es licenciada en Historia del Arte con un master en museología y la segunda licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas con masters en inglés empresarial y Administración de Hoteles y Turismo.

Entre 1981 y 1986 escribe un centenar de relatos cortos con los que participa en varios certámenes literarios. Así descubre que algunos concursos están amañados. Lo corrobora al recuperar sus manuscritos del Concurso literario del Club Italiano de Buenos Aires. Ni siquiera habían abierto la carpeta con sus trabajos. Decepcionado, se dedica de pleno al bonsái y a la jardinería. Monta con su esposa un negocio de plantas, luego otro y finalmente un garden center. Comienza a dar clases de bonsái y funda la primera empresa argentina para producir bonsái comercial. Entre 1996 y 2001 incursiona como columnista en programas de radio y televisión. Como no puede dejar de escribir, colabora creando cuentos y artículos en revistas como Más Verde y el Programa Andrés. Lidera la Asociación Rosarina de Bonsái y crea el primer certamen nacional de bonsái «Katusaburo Miyamoto». En 2001 escribe la novela Shru Shun Tai con la que participa del Premio Manuel Musto y queda finalista. El premio lo gana finalmente «Nadadores Muertos» de Patricio Pron. Una nueva decepción que lo lleva a inscribirse en el taller de escritura creativa de Corina Herrera Miranda (UNR).

En 2002 viaja a España convocado por la mayor empresa de bonsái de Europa. Es contratado como Ingeniero técnico para el mantenimiento de la colección permanente de árboles centenarios, técnico de bonsái y redactor de artículos y guías temáticas de la editorial Jardín Press. Colabora también con la revista el Jardín de Carles Herrera y participa como especialista en varios programas radiales y televisivos (TVE En directo, RNE, TV3, Catalunya Radio, etc.) En 2004 escribe la novela Renascencia con la que resulta finalista del V Certamen Hontanar en 2006. En 2005 escribe El Arte del Bonsái (Susaeta 2007). Participa en los foros literarios Yo Escribo y El Recreo. En este último colabora como autor en el libro cooperativo «Tiempo de Recreo». Con la crisis que se inicia en 2007, la empresa para la que trabaja busca reducir la plantilla de personal jerárquico a través de la práctica del bossing. A finales de 2007 debe abandonar su puesto por problemas de salud debido al estrés. Entre 2008 y 2013 realiza tareas de comercial en el sector de peluquería y estética y escribe las novelas «Yo, Úrsula» y «Teucro, el héroe de Creta» con las que decide probar la auto publicación en 2010. Las dos novelas entran en el top 100 de las más vendidas, pero el rédito económico es exiguo. En 2011 se topa con una historia real que lo sorprende. Promete a la protagonista que escribirá una novela sin que su nombre aparezca. Así nace «La Rosa y el Picaport». A pesar de no haber querido escribir novela histórica por parecerle un género poco atractivo, la investigación que lleva a cabo para «La Rosa y el Picaport», lo subyuga. Al mismo tiempo descubre que los lectores de sus novelas anteriores las consideran valiosas para su crecimiento personal. Ello es debido a que no ha podido abstenerse de volcar en la literatura sus vivencias y su deseo de conocer el funcionamiento de la mente humana. A partir de este hecho considera la posibilidad de escindir su trabajo en dos vertientes. Por una parte, el ayudar a otros a través de su experiencia vital y por otra, de mayor recorrido, estrujar la historia para que no sean siempre los que ganan batallas quienes la escriban. 

En 2013 cofunda la editorial Àrbora Books cuyo objetivo primario es la difusión del patrimonio histórico- cultural de Les Terres de L’Ebre entre los más pequeños. El hecho de haber vivido casi veinte años en esas tierras y ver como se pierden los vestigios romanos, árabes e íberos merced a la inacción de los gobiernos y la apatía de la gente, es decisivo para emprender el proyecto. La promoción del cuento «La LLucia i el tresor del Gambutzí» produce una pequeña revolución en las escuelas y llega incluso a Barcelona. Sin embargo, no es suficiente para sustentar la continuidad de la iniciativa.

Entre 2014 y 2016 escribe tres libros de crecimiento personal y una novela corta en catalán que publica con seudónimo: «El viatge de tornada». También publica «Renascencia» que se mantiene en los primeros puestos de venta para su categoría durante casi dos años. En 2017 publica “The Happiness. User’s Manual for Humans” que tiene muy buena acogida en los países de habla inglesa y crea un canal de podcasts para promocionar la publicación de «La Felicidad. Manual de usuario para humanos». Entre 2017 y 2019 recibe varias propuestas para publicar «La Rosa y el Picaport», pero ninguna ofrece las posibilidades de recorrido promocional que quiere para su obra. Finalmente será publicada por JLEditorial.

En la actualidad está abocado a sus próximas dos novelas históricas que conformarán una bilogía: «Mi abuelo fascista» y «Mi abuelo anarquista».